Información, Guia y Consejos del American Stanford Terrier

Dentro de las variables de la raza Pitbull que podemos adoptar, el American Stanford Terrier es una de los ejemplares más elegidos.

Su nombre real es American Staffordshire Terrier, pero un error en su pronunciación coloquial, hizo que se lo conozca como American Stanford Terrier. Sus orígenes se remontan al Siglo XIX, en el Reino Unido, especialmente a Inglaterra, Escocia e Irlanda.

Son perros que se destacan por su inteligencia y que, por tener un carácter fuerte y estar en alerta permanente, son ideales para cuidar nuestro hogar o crías de ganado.

Muchas personas piensan que son animales sumamente agresivos, pero la realidad dice que, con una buena educación desde que son cachorros, pueden llegar a ser educados, juguetones y muy compañeros, como cualquier otro can.

Además, son una excelente opción para cualquier ambiente, puesto que se pueden adaptar a grandes campos, como así también a pequeñas casas y departamentos.

American Stanford Terrier consejos

Cachorros American Stanford Terrier

Días previos al arribo del cachorro Terrier a tu hogar, es fundamental que tengas preparado un lugar especial, para que su adaptación sea lo menos estresante posible.

Para que el cachorro esté muy cómodo, es clave que duerma en una cama o colchoneta. Acostarlo en el suelo, no es una buena opción los primeros meses, porque es probable que se despierte constantemente debido a la incomodidad.

Durante los primeros meses de vida, como la gran mayoría de los perros, suelen ser inquietos y juguetones, por lo que es normal que te pida jugar o salir a corretear por el patio de la casa, incluso durante las noches.

Por eso, si tienes espacio suficiente, lo ideal sería que cuente con varios juguetes, para que esté entretenido durante gran parte del día, especialmente para que no te moleste de noche.

La educación debe empezar desde que es pequeño, porque son perros con una gran capacidad de mordida.

Además, llegan a tener una fuerza y tamaño sorprendentes. Por esta razón, para evitar que ataque a otras mascotas o incluso a miembros de tu familia, es vital un buen adiestramiento.

Para que el American Stanford Terrier respete a los demás, es imprescindible que se relacione con otros perros y con seres humanos desde que es cachorro.

De esta manera, estará acostumbrado a estar con otros, lo cual es un aspecto muy importante en su educación.

Si escapa a tus posibilidades, ya sea por falta de tiempo o porque tiene un carácter muy agresivo e indomable, lo recomendable es que acudas a un adiestrador profesional.

Por último, otro aspecto fundamental es que, hasta que sean perros tranquilos y dominables,deben usar un bozal para proteger a los integrantes de la familia y a otras mascotas que tengas en tu hogar.

Si logras educar al American Stanford Terrier desde cachorro y de buena manera, te encontrarás con un compañero sumamente fiel, juguetón y, especialmente, guardián y protector.  

Alimentación en los American Stanford Terrier

Al ser perros físicamente imponentes, la raza American Stanford Terrier necesita de un alimento balanceado de primer nivel.

En ese caso, necesita proteínas de altísima calidad, para que desarrolle su musculatura sin ningún tipo de problema.

El alimento que elijas para tu American Stanford Terrier, será un aspecto fundamental en su crecimiento.  Si no sabes cuál es la alimentación más apropiada, lo mejor es consultar a tu veterinario de confianza.

Puedes proporcionarle también, siempre en raciones apropiadas, alguno de los alimentos que consumes a diario, los cuales contengan una buena cantidad de proteínas (como algunos cortes de carne).

Características físicas del American Stanford Terrier

Los ejemplares de esta raza, son robustos y fornidos, de cabeza grande y mandíbula extremadamente fuerte. Llaman la atención el tamaño de sus ojos redondos y, además, tienen una nariz muy negra.

En general, los machos miden entre 46 y 50 centímetros, mientras que las hembras, tienen una estatura promedio de entre 44 y 48 centímetros.

Los ejemplares de la raza American Stanford Terrier, poseen patas cortas y pelaje liso. Además, presentan una gran variedad de colores, desde los clásicos blancos y negros, hasta algunos atigrados.

Cuidados en los American Stanford Terrier

Como con cualquier otro perro, es vital vacunarlos cuando son cachorros y establecer un vínculo con un veterinario de confianza, el cual diseñe un plan de vacunación para los primeros meses de vida.

En esa etapa, también es clave estar atentos a los procesos de desparasitación.

Cuando son adultos, bajo ningún punto de vista, debes descuidar las visitas regulares a tu veterinario de confianza.

Especialmente, cuando sean perros grandes, ya que puede tener algún malestar que no se vislumbra en su apariencia.

En este sentido, el American Stanford Terrier es, en general, un perro saludable, aunque, con el paso del tiempo, puede presentar algunos problemas cardíacos, afectaciones en la cadera y evidencia de cataratas.

Por último, en algunos casos, es recomendable su esterilización, según el sexo del animal y la edad que tenga. Ante cualquier imprevisto, acude de inmediato al veterinario.

American Stanford Terrier cachorros

Temperamento de los American Stanford Terrier

Su carácter agresivo se debe, a que esta raza de caninos era utilizada para el cebo y el oso, un deporte extremadamente sangriento, en donde 2 perros luchaban hasta que uno moría. Afortunadamente, esta práctica es ilegal hace bastante tiempo.

Por eso, históricamente, el American Stanford Terrier es un animal de gran carácter, por lo que es fundamental una buena educación desde que es cachorro.

De esta manera, te asegurarás de que no se va a involucrar en peleas, aunque, como todo Pitbull, seguramente va a responder si es retado por otro perro.

Un espacio abierto donde pueda jugar y correr, será ideal para este can, por lo que, si tienes campo o un patio grande en tu casa, el animal estará muy bien.

Pero también es un perro que, con una educación adecuada desde que es cachorro, puede pasarla muy bien en una casa pequeña o departamento, especialmente si tiene cerca a su dueño, puesto que necesitan que le demuestren afecto a menudo.

Es sumamente necesario que el American Stanford Terrier, libere estrés y se canse, por lo que, si no tienes espacio suficiente en tu hogar, debes sacarlo a pasear entre una o dos veces al día, para que se ejercite adecuadamente. De esta manera, evitas que el animal tenga sobrepeso.

En definitiva, el American Stanford Terrier es un perro ideal para cualquier circunstancia. Con una buena enseñanza desde que son cachorros, podrá adaptarse a campos, casas y departamentos sin ningún problema.

Además, tendrás una mascota realmente especial, ya que es muy cariñosa y juguetona, pero también guardián y protector de sus dueños.

Video de American Stanford Terrier

Deja un comentario