Información, Guia y Consejos de American Stanford

Guia definitiva de perro American Stanford

En algunos países europeos el American Stanford se considera un perro de pelea peligroso, y su cría está prohibida o sujeta a restricciones. Mientras, en Gran Bretaña, por ejemplo, este tipo de animales son muy valorados, llamados «perros de niñera».

Esto muestra claramente que la razón por la cual los American Stanford pueden ser agresivos no está en su personalidad, sino en la crianza de su dueño. Esta raza ha dividido a los amantes de los perros como ningún otro.

Existen varios tipos de American Stanford que puedes ver aquí: Razas de Amstaff

Sobre esta raza realmente merece tratar deshacerse de sus prejuicios, porque detrás se esconde un perro inteligente, dinámico y extremadamente leal.

Estructura compacta del cuerpo

Guia e información del perro American Stanford

Los American Stanford tienen una cabeza musculosa en un cuerpo compacto y corpulento, en su madurez alcanza una altura de 43 a 48 cm, y su peso alcanza los 23 kg.

Además, tienen los ojos oscuros que se fijan profundamente en el cráneo ancho con una frente claramente definida.

Pelaje y salud

El pelaje de este animal es corto y brillante, esto es algo que se puede admirar en casi todos los colores de pelaje posible en los perros de esta raza.

Algo de lo que tenemos que estar atentos es a una pigmentación incompleta de la trufa nasal y mucho color blanco. Esto no es deseable, ya que indica una predisposición genética a la sordera en el animal.

American Stanford es una raza que generalmente goza de buena salud. A veces hay problemas en la piel, que se manifiestan en forma de alergias, que, sin embargo, solo se pueden combatir con éxito siguiendo una dieta adecuada.

Algunas líneas de reproducción de la raza también muestran una tendencia a la displasia de cadera y la insuficiencia cardíaca. Con el cuidado adecuado, la esperanza de vida puede alcanzar los 12 años.

De un perro guardián a una niñera

El American Stanford fue criado inicialmente para peleas de perros. Sus antepasados ​​probablemente llegaron desde Gran Bretaña alrededor de 1860, junto con inmigrantes británicos a los Estados Unidos.

Allí, desde la segunda mitad del siglo XIX, se organizaron espectáculos comerciales con la participación de perros de pelea, durante los cuales se utilizó con entusiasmo a este can como raza musculosa y luchadora.

Afortunadamente, en la historia de los American Stanford, hay perros conocidos no solo por las peleas, también por otros aspectos: un representante muy conocido de su raza es Amstaff Petey, que se puede ver en la serie infantil «Little Rascals».

Hoy en día, son perros de familia y defensa. En Gran Bretaña, han ganado mucha popularidad como perros de compañía para niños, o los llamados «perros de niñera».

Los American Stanford también se pueden encontrar en instituciones de atención y enfermería, donde realizan funciones terapéuticas y de socialización, brindando consuelo a la vida de los residentes del centro con su comportamiento alegre.

La soberanía y resistencia de estos perros también los convierte en excelentes animales de rescate.

Descendientes de perros de pelea británicos

En los inicios de esta raza, después de la prohibición de las peleas sangrientas de perros en Gran Bretaña en 1835, estos perros se han vuelto cada vez más populares con el tiempo, y su raza ha crecido y se han multiplicado.

Para distinguirlos, en 1969 la raza pasó a llamarse American Stanford, que en 1971 fue reconocido oficialmente por la FCI (International Kennel Club). Y desde finales del siglo XIX, cada vez más propietariosdecidieron presentar a sus perros en exposiciones caninas.

Muchas personas reaccionan temerosas a la vista de este tipo de perro, con escepticismo o con gran distancia. Los dueños de estos animales también tienen intercambios desagradables con algunas personas.

La imagen negativa de este perro (que una vez en el pasado era usado para peleas), también se debió al hecho de que entre una “clientela específica” y durante mucho tiempo, la costumbre era llevar a este perro con una correa tachonada.

Debe recordarse que la amenaza no fluye directamente del perro, sin embargo, su comportamiento y temperamento dependen mucho más de su dueño.

En algunos países europeos, el pasado sangriento de esta raza ha llevado a restricciones en su reproducción o a su prohibición total. En Francia y Hungría, por ejemplo, los American Stanford no pueden viajar a través de las fronteras.

Para cruzar la frontera de los Países Bajos con un American Stanford se debe mostrar su pedigrí, y en España debes registrar a tu perro en una base especial.

Por naturaleza leal y valiente

perros american stanford cachorro y adulto

Entonces, ¿cuál es el típico perro de esta raza? A pesar de su pasado, esta raza es perfectamente adecuada para un perro de familia, muy apegada a sus compañeros humanos y, a menudo, es particularmente aficionada a sus miembros más jóvenes.

En relación con otros perros, especialmente los inquietos, el can puede ser dominante, por lo que pueden surgir conflictos entre ellos. Esta actitud probablemente sea el resultado de su historia.

Los American Stanford pueden mostrar una lealtad extraordinaria a su dueño. Desafortunadamente, fue esta lealtad sin precedentes lo que hizo que estos animales fueran perfectos para su uso en combate.

Además, son una raza de perro muy dinámico, llenos de vida, que requiere mucha actividad física, lo que llama la atención principalmente a través de su cuidado y al mismo tiempo lleno de alegría y disposición para jugar.

Un American Stanford bien educado, y que hasta cuenta con la cantidad correcta de clases de obediencia, es el compañero perfecto para una familia, ya que no muerde ni ataca.

Las estadísticas muestran que estos animales atacan a una familia con la misma frecuencia que un Golden Retriever.

¿Todos se llevan bien con el American Stanford?

El American Stanford ciertamente no es un perro para un propietario principiante, porque los perros de esta raza pueden usar inteligentemente los errores de educación típicos de los aficionados.

Esta raza es muy activa, debe contar con las condiciones adecuadas. Debido al tamaño y la fuerza y su constante necesidad de movimiento y juego, esta raza no es adecuada para vivir en una casa urbana.

A este curioso cuadrúpedo definitivamente le gustará su «propio» jardín, pero siempre debes cuidar a tu mascota, porque el sentido de explorador puede apoderarse de él.

Puedes sentirte tranquilo con tu perrito solo en el jardín con una valla de 1,60 m de altura, porque los perros de esta raza a menudo sorprenden con su talento único para saltos espectaculares.

Este será el mejor amigo de un dueño atlético al que le gusta pasar tiempo al aire libre en diversas actividades deportivas. Valora tus largas caminatas o un viaje en bicicleta con tu compañero de cuatro patas, un American Stanford.

Si estas interesado en comprar o adoptar echa un vistazo a nuestra sección de cachorros de Amstaff

Video guia del perro American Stanford

Deja un comentario